Abierta la causa diocesana de beatificación de dos obispos misioneros


Inicio beatificación obispos misioneros

El testimonio de fe de dos obispos, François Pallu, MEP (1626-1684) y Pierre Lambert de La Motte, MEP (1624 – 1679), primeros misioneros enviados a Extremo Oriente, es muy valioso para los católicos vietnamitas de hoy y para toda la Iglesia universal.

Con esta certeza, la Iglesia vietnamita se ha propuesto proseguir el proceso de beatificación de los dos misioneros, cofundadores de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París (MEP) y considerados ambos entre los fundadores de la Iglesia en Vietnam, definidos por los historiadores como “los que allanaron el camino para la evangelización y el crecimiento de la Iglesia en Asia Oriental”.

En octubre de 2019, durante una asamblea de la Conferencia Episcopal de Vietnam, los obispos decidieron explorar la posible beatificación de diversas figuras de la historia de la Iglesia en Vietnam.

Ahora, ese deseo toma forma: la investigación diocesana para la causa de monseñor François Pallu se inauguró el 29 de octubre de 2023 en Hanói, en el norte de Vietnam, en presencia de los obispos de Vietnam y del Delegado Apostólico en representación de la Santa Sede, junto con el padre Vincent Sénéchal, Superior General de la MEP. El 13 de enero de 2024, en la diócesis de Phan Thiet, los fieles vietnamitas participaron en la misa solemne para la apertura oficial de la causa de beatificación de monseñor Pierre Lambert de la Motte.

De París al lejano oriente

François Pallu, nacido en 1626 en Tours, fue nombrado canónigo de Saint-Martin siendo muy joven, destacándose por su misericordia y caridad. Al llegar a París, se dice que se encontró con Alexandre de Rhodes, un jesuita que en ese momento era misionero en Tonkín y Cochinchina (la actual Vietnam). En ese momento, Rhodes estaba en Europa para solicitar al Papa la institución de obispos en su zona de misión.

En 1658, la Sagrada Congregación «de Propaganda Fide» propuso nombrar a François Pallu y Lambert de La Motte Vicarios apostólicos de las misiones en China y en los países cercanos. El Papa Alejandro VII aprobó esta elección y el 17 de noviembre de 1658, François Pallu fue ordenado obispo en Roma, en la Basílica de San Pedro. El 9 de septiembre de 1659 fue nombrado Vicario apostólico de Tonkín y administrador de las provincias de Yunnan, Guizhou, Hou Kouang, Sichuan, Guangxi en China y Laos.

En el mismo año, eligió y nombró a un tercer Vicario apostólico, Ignace Cotolendi. Antes de su llegada a Asia, monseñor Pallu y monseñor Lambert de la Motte fundaron la Sociedad de las Misiones Extranjeras de París, con el propósito de difundir el catolicismo y formar el clero indígena en Camboya, Siam, Vietnam y China.

Joseph Vu Van Thien, actual Arzobispo de Hanói, rememora el viaje que Pallu emprendió desde Francia en barco, en compañía de siete sacerdotes y dos laicos, el 2 de enero de 1662. Llegaron a Ayutthaya, en Siam (hoy Tailandia), dos años después, pero cuatro de ellos fallecieron durante la travesía. Debido a las fuertes persecuciones, Pallu no logró poner un pie en el territorio del Vicariato de Tonkín, aunque lo dirigió desde 1659 hasta 1680. Centró su misión en Ayutthaya, donde formó a aspirantes al sacerdocio provenientes de China, Siam y Vietnam, preparándolos para liderar las Iglesias locales.

Falleció el 29 de octubre de 1684 a la edad de 58 años. Según monseñor Hung, durante todo el tiempo de su misión, el obispo se dedicó a establecer lazos entre la Santa Sede y Vietnam. “Gracias a este esfuerzo, la Iglesia local permanece unida hoy”, asegura.

El seminario construido por monseñor François Pallu y monseñor Lambert de la Motte en 1664 en Ayutthaya, conocido como “Seminario de los Santos Ángeles” y posteriormente como Colegio General, atrajo a 33 seminaristas a partir de 1670.

Junto a Pallu, la Iglesia vietnamita hace referencia a la figura de monseñor Pierre Lambert de la Motte, con la solemne apertura de la fase diocesana de la causa de beatificación, realizada el pasado 13 de enero en la diócesis de Phan Thiet (en el sur de Vietnam, cerca de la Ciudad Ho Chi Minh) y en presencia de 20,000 personas.

Pastor y misionero

Pierre Lambert de la Motte (1624-1679), cofundador de las Misiones Extranjeras de París (MEP), fue un misionero francés en el siglo XVII y el primer obispo de Dang Trong. También él – reconocen hoy los obispos de Vietnam- con su solicitud por la misión, sembró el Evangelio y dio frutos en comunidades que supieron mantener viva la fe a pesar de las numerosas tribulaciones a lo largo de los siglos.

Mons. Lambert de la Motte se estableció en el cercano Siam (la actual Tailandia), donde fundó, con el apoyo del rey local, la iglesia de San José en Ayutthaya y su respectivo seminario, que se convirtió en un punto de referencia para los misioneros de muchos países asiáticos.

Lambert fue ordenado sacerdote en 1655. Dado su interés en la misión en Asia, la Congregación de “Propaganda Fide”, entre 1655 y 1657, lo eligió, junto con François Pallu, como uno de los primeros vicarios apostólicos. Se le asignó el vicariato apostólico de la Cocincina, así como las provincias de Zhejiang, Fujian, Guangdong, Guangxi y la isla de Hainan en China. El 11 de junio de 1660 fue consagrado obispo en París.

Se embarcó desde Marsella hacia Oriente en 1660, acompañado por dos misioneros, Jacques de Bourges y François Deydier. En 1662, después de dos años de viaje, llegó a Juthia, la capital del Siam, donde se estableció temporalmente debido a que la misión de la Cocincina estaba bajo persecución en ese momento.

En 1664, escribe las “Instructiones ad munera apostolica” o “Monita”, en las cuales da consejos a los misioneros sobre la piedad, la prudencia y el comportamiento, así como valiosas indicaciones para la organización de las parroquias, la educación y el gobierno de los sacerdotes indígenas. La Santa Sede, apreciando mucho esta obra, la hizo imprimir por primera vez en 1669, y posteriormente realizó numerosas reimpresiones.

Regresó a Siam en 1679, pero enfermó y falleció el 15 de junio de 1679. Dado que la noticia de su muerte aún no había llegado a Roma, en 1680 fue nombrado administrador general de las misiones en Siam, Cochinchina y Tonkin. Los misioneros y sacerdotes locales lo recuerdan por “su firmeza, su calma, su piedad, su habilidad, su fe, que siempre desarmaban a sus enemigos”.

Fuente: Agencia Fides