Cardenal Koch: «Jesús no ordena la unidad, reza por ella»


La Semana de oración por la unidad de los cristianos comienza este jueves 18 y, el 25 de enero, el Papa Francisco la clausurará solemnemente con las vísperas en la Basílica de San Pablo Extramuros de Roma.

Vatican News aprovecha Semana de oración para hablar con el representante ecuménico del Papa: Se trata del cardenal suizo de la Curia Kurt Koch, prefecto del dicasterio vaticano para la Promoción de la unidad de los cristianos.

VN: Cardenal Koch, «Amarás al Señor tu Dios y al prójimo como a ti mismo» es el lema de la Semana de oración. Este es, por supuesto, el imperativo cristiano que está por encima de todo, pero ¿qué significa esto ecuménicamente para una Semana mundial de Oración por la unidad de los cristianos?

CK: Distinguimos dos formas de ecumenismo: el ecumenismo del amor y el ecumenismo de la verdad. El ecumenismo de la verdad es el tratamiento teológico de los problemas que han provocado divisiones en la Iglesia; el ecumenismo del amor es el cultivo de relaciones amistosas con otras Iglesias. En este sentido, el amor es un motivo básico del ecumenismo, porque si realmente amo a una persona, entonces también quiero reconocerla, y cuando cultivamos relaciones amistosas con otras Iglesias, también se trata de llegar a conocerlas en sus carismas. En este sentido, el ecumenismo del amor es el requisito previo para poder mantener diálogos teológicos.

“Eso acaba de ponerse de manifiesto este año: Hace 60 años que el Papa Pablo VI y el patriarca ecuménico se abrazaron en Jerusalén. Creo que este signo de amor y amistad se ha convertido en el punto de partida de un gran ecumenismo”

VN: Por supuesto, esto marca el tono de esta Semana mundial de oración: sesenta años del abrazo del patriarca ortodoxo griego con Pablo VI durante su espectacular viaje a Tierra Santa. ¿Qué otros hitos pueden haber este año en términos ecuménicos?

CK: Creo que, sobre todo, nos estamos preparando para el año que viene. En el 2025 celebraremos los 1.700 años del primer Concilio ecuménico de Nicea, que tuvo lugar en el 325. Estamos preparando, también con el patriarca ecuménico Bartolomé, cómo lo celebraremos juntos, porque aquel Concilio tuvo lugar en una época en la que la Iglesia aún no estaba dañada por tantas divisiones, y por tanto esta conmemoración no puede realmente sobrevalorarse ecuménicamente. Es una buena oportunidad para que todas las Iglesias cristianas y comunidades eclesiales conmemoren este concilio en comunión ecuménica y renueven la confesión cristológica, ¡porque el arrianismo no es sólo cosa del pasado, sino que también está presente hoy!

VN: ¿Tendrá también la conmemoración de Nicea puntos de intersección con el Año Santo, o es demasiado pronto para decirlo?

CK: No, por supuesto que es algo conjunto. No se ha programado conjuntamente, pero los organizadores del Año Santo tienen en cuenta el hecho de que también tendrá lugar esta conmemoración del Concilio y que, de hecho, puede desarrollarse en un bello marco.

VN: ¿Cuáles son, por así decirlo, las obras en construcción en el ámbito ecuménico por las que quizá deberíamos rezar en particular durante esta Semana mundial de oración, para que podamos dar un paso adelante?

CK: Creo que, en el ecumenismo con las Iglesias ortodoxas, naturalmente también sufrimos el hecho de que hay grandes tensiones y divisiones dentro de la ortodoxia. Por ejemplo, el pasado mes de junio celebramos la reunión plenaria de la Comisión en Alejandría, con gran hospitalidad del patriarca, pero cuatro Iglesias ortodoxas no estuvieron presentes: Rusia, Serbia, Bulgaria y Antioquía. Y eso, por supuesto, dificulta…

Por supuesto, continuamos el diálogo; también hemos podido aprobar un buen documento sobre la sinodalidad y la primacía en el segundo milenio y en la actualidad. Pero es un gran desafío para nosotros. Por un lado, no queremos ni podemos intervenir en las tensiones intraortodoxas. Por otra parte, neutralidad no significa indiferencia, pero por supuesto nos afecta.

En cuanto al ecumenismo con las Iglesias surgidas de la Reforma, me parece importante que volvamos a profundizar en la dimensión espiritual. Al fin y al cabo, el movimiento ecuménico comenzó con un movimiento de oración. El Papa Benedicto XVI lo expresó una vez con la hermosa imagen de que el barco ecuménico nunca habría zarpado en alta mar si no hubiera sido impulsado por una corriente de oración… El movimiento ecuménico fue originalmente un movimiento de oración y debe seguir siéndolo, porque el fundamento del ecumenismo es la Oración Sacerdotal del Señor en el capítulo 17 del Evangelio de Juan, y es interesante lo siguiente: Jesús no ordena la unidad, ora por la unidad. Y si Jesús oró por la unidad de sus discípulos, ¿qué mejor podemos hacer nosotros?».

Fuente: Stefan Kempis, Vatican News